Cómo arreglar un dobladillo.

Te acabas de comprar un pantalón y te mueres de ganas de estrenarlo pero… Ah! Horror! Te sobra un palmo de cada pernera… A continuación, te damos dos soluciones caseras y rápidas al alcance de to@s; una con y otra sin necesidad de usar la máquina de coser.Antes de comenzar es importe tener en cuenta que si los pantalones son nuevos y la tela encoge, conviene lavarlos con antelación, para evitar sorpresas “a posteriori”…

Para empezar, ponte el pantalón con los zapatos con los que piensas combinarlo, para coger los bajos a la medida correcta. Dobla lo que te sobra hacia dentro. Mírate en un espejo y comprueba que es la medida que deseas. Señala con un alfiler una y  otra pierna. Comprueba como queda el pantalón por la parte de atrás, no lo dejes muy corto. Lo ideal es que no se vea la parte de atrás del zapato. Al quitarte los pantalones (¡Ojo! No te pinches con los alfileres), pliégalos por la mitad y asegúrate de que la medida de las dos piernas es la misma.

A continuación, plancha el dobladillo del pantalón para que se quede marcado el bajo.  La plancha “dibujará” la línea del bajo, a partir de esta has de marcar otra línea hacia el borde para hacer el dobladillo. Si queremos hacer un dobladillo de 2 cm., la distancia entra las dos líneas tendrá que ser de 4 cm.  Cortamos la tela a esta distancia.

JATA dispone excelentes planchas con las que conseguirás acabados perfectos.

Ahora doblamos la tela, un primer doblado y en el segundo doblado la línea de corte queda escondida y nos quedará un dobladillo de 2 cm.

Ahora depende de si eres de l@s que tienen miedo a la aguja o no…

Para los más mañosos sólo queda coser el dobladillo del pantalón con la máquina de coser, utilizando  el hilo y la puntada que elijamos. Dependerá del estilo del pantalón.  Si es un tejano lo haremos con un hilo que contraste y con un puntada que se vea.  Si es un pantalón “de vestir” elegiremos o un hilo del mismo tono o una puntada que no se traspase al otro lado y, por lo tanto,  no se vea.  Otra opción es el hilo trasparente.

JATA tiene máquinas de coser muy interesantes para los que se inician en el mundo de la costura.

Si esto nos parece “de otro mundo”, para acabar con nuestro dobladillo, lo que necesitas es  una cinta adhesiva de doble cara para telas.  Esta cinta se compra en mercerías por metros y sirve para coger el bajo a las cortinas, hacer unos cojines… etc. La colocamos entre la doblez que hemos realizado y la pernera.

Con el pantalón vuelto del revés planchamos el dobladillo con la cinta en su interior para que se pegue bien.  Repetiremos el procedimiento en la otra pierna a la misma altura. Si la prenda no permite plancha a alta temperatura, puedes utilizar un pañuelo de lino o algodón por encima.

Una solución perfecta para los que nunca han cogido una aguja y que además es lavable.

¡Soluciones para todos los gustos con un resultado profesional!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*