Coser a máquina para principiantes. Clase 2.

Ahora que ya nos hemos quitado “el miedo del cuerpo” y empezamos a manejar nuestra máquina de coser, seguimos con la lección nº 2 …  Cómo enhebrar. Parece complicado pero verás que con las instrucciones adecuadas, la dificultad desaparece 😉

Puedes consultar la CLASE I en nuestro blog.

El enhebrado del hilo superior

El hilo que está en la bobina debe pasarse, según cada fabricante, por unos puntos ya marcados en la máquina mediante números troquelados en la carcasa (punto 1, punto 2, punto 3 y punto 4) y finalmente enhebrarse de adelante hacia atrás por el ojal de la aguja y después, por debajo del prensatelas, se dirige hacia atrás un poco entrelazado junto a un segundo hilo que proviene de la canilla, como más abajo se explica.

Después, se enhebra por debajo del prensatelas, se dirige hacia atrás un poco entrelazado junto a un segundo hilo que proviene de la canilla, como más abajo se explica.

La MC 690 se enhebra de forma sencilla

La canilla o bobina inferior.

El movimiento de vaivén que hace la aguja que hemos enhebrado con un hilo permite a éste último entrar y salir de la tela, como cuando cosemos a mano, pero esto no tendría ningún sentido por sí sólo porque si tirásemos del hilo una vez hecho un tramo de costura se desharía con toda facilidad.

El costurero de JATA está equipado con todo lo necesario para coser a máquina

La gracia que tienen las máquinas de coser es que en el interior de ese brazo libre hay una segunda bobina, más pequeña, que se denomina canilla. Tiene forma de polea y su función consiste en que un segundo hilo, cada vez que baja la aguja con el primero, se anude por debajo de la tela y entre los dos hagan una costura fuerte.

La MC 745 está equipada con algunos complementos, como canillas para enhebrar.

Además, cuando hayamos terminado la labor, el hilo cosido que nos aparecerá por el haz o derecho de la tela será el que viene de la bobina superior, mientras que el que quede visto por el revés será el de la canilla inferior. Y eso nos permite, por ejemplo, usar dos colores diferentes en ambas bobinas, si la tela tiene un tono diferente por abajo. O si estamos uniendo dos telas de gamas distintas.

Ante la imposibilidad de que una bobina normal nos quepa en el interior del brazo libre, hay que hacer, con carácter previo a empezar a coser, un surtido de canillas de los colores más habituales que empleemos. Las máquinas ya vienen con al menos media docena de canillas vacías.

Carga de canillas.

Simplemente se coloca una canilla vacía en el vástago (nº 2, Clase I). La máquina se parará automáticamente cuando el hilo procedente de la propia bobina haya llenado por completo la canilla de su mismo color.

Con el cargador de canillas podrás hacer esta tarea de forma automática.

Este sencillo trabajo se hace eléctricamente. Basta tirar un poco hacia fuera del volante blanco (3) que se ve en el lateral derecho y la máquina se embraga. Es decir, gira sólo el cargador de canillas y no se mueve la aguja de coser.

El nº3 corresponde al volante con embrague de la MC 725

Una vez que tenemos canillas de varios colores cargadas, usamos la que nos interese en cada momento introduciéndola en una pieza metálica llamada canillero, del que hacemos salir el hilo en el sentido de las agujas del reloj (en el otro no funcionaría bien).

Casi todas las máquinas de coser de JATA disponen de brazo libre

Acoplamos el canillero dentro del brazo libre, cuya tapa cerramos después (paso 1).El hilo de la canilla lo hacemos pasar hacia el prensatelas (paso 2), donde se une con el que viene de la bobina superior. Los retorcemos un poco entre sí y los pasamos hacia atrás (paso 3).

Siguiendo los pasos 1, 2 y 3 conseguirás enhebrar de forma fácil.

Así la máquina queda lista para empezar a coser…. ¿Os animáis?

¡Que tengáis buen puente! 😉

(Gracias al forero Viano de furgoVW.org)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*